Más sobre los purines vegetales

purin

La cola de caballo, macerada 24 h (1 Kg por cada 10 l de agua), cocida ½ hora a fuego lento, filtrada y diluida 5 veces en agua, es un buen fortificante y también buen protector antifúngico si se hace un tratamiento intensivo (tres días seguidos y repitiendo cada 10-15 días en períodos críticos). Al ser rica en sílice y oligoelementos refuerza la pared de la célula vegetal, haciéndola más resistente frente a la entrada de hongos, y también más robusta frente a picaduras de insectos. Por otra parte, contiene una saponina, la equisetonina, que resulta tóxica para muchos hongos. Esta saponina se degrada en dos o tres días tras la cocción por lo que habrá que utilizar el producto recién hecho. Si lo guardamos en el frigorífico puede conservarse de 1 a 2 meses.

La ortiga distintos autores y hortelanos la prescriben preparada de tres diferentes formas:

-MACERACIÓN: (1 Kg de ortiga fresca en 10 l de agua) durante 12-24 h. El líquido que se obtiene por filtración se utiliza sin diluir para tratar flores y brotes afectados por pulgones. Las sustancias urticantes que afectan a los pulgones se degradan en unas pocas horas.

-EN FERMENTACIÓN: Consiste en poner en un recipiente 1 kg de planta fresca por cada 10 l de agua y dejar a los microorganismos que lo descompongan, utilizándolo antes de que termine la fermentación (mientras sigue la producción de burbujas de gas); ésta puede alargarse durante 5 días en tiempo caluroso o 1 mes en tiempo frío. Para prepararlo hay que agitar con una paleta al menos 3 veces al día, para mezclarlo bien con el aire y favorecer  a los microorganismos aeróbicos;  no se deben utilizar bidones cerrados por lo que se suele tapar con una red o paño poco tupido para que no caigan insectos o restos pero se mantenga ventilado. Este preparado se suele utilizar :

-sin diluir para activar la fermentación en compostadores,

-diluido 10 veces como abono líquido para el suelo para favorecer el crecimiento,

-diluido 20 veces para tratar el suelo y protegerlo del mildiu

-diluido de 10-20 veces como abono foliar.

Hay quien lo prescribe como insecticida y lo recomienda para pulgones y trips (diluido en 5 o 6 partes de agua), pero también encontramos experiencias  que dicen que es ineficaz. En cualquier caso y dadas las dudas que existen, solo recomendable para ataques leves y más por el fortalecimiento que produce en la planta.

-FERMENTADO o PURÍN MADURO: Cuando los microorganismos han transformado todo el material, apenas quedan nutrientes ni productos originales y lo que tenemos es una altísima concentración de bacterias aeróbicas y un fuerte olor. El uso más recomendable de este purín maduro es para inocular el suelo de bacterias (diluido del 10-20% en agua) y activarlo, aunque también hay quien lo utiliza sin diluir para combatir plagas pulverizando sobre las plantas (actuaría como repelente, no como insecticida).

Una vez terminada la fermentación el purín podemos conservarlo de 8 a 9 semanas si lo almacenamos en lugar fresco, no caliente. De lo contrario se producen segundas fermentaciones, aumenta el mal olor y se degrada.

Sobre el olor: cuando la fermentación termina, cesa la producción de burbujas y el olor es intenso pero no repulsivo. Si huele de forma muy desagradable, nauseabunda, se debe a que no se agitó suficientemente, se mantuvo demasiado tapado durante la fermentación y con altas temperaturas, por lo que se han podido producir fermentaciones butíricas y una proliferación de bacterias no deseadas (de tipo Clostridium).

Sobre el agua: para la realización de ambos preparados, de cola de caballo y de ortiga, se debe emplear agua sin cloro y con pH de 6-6,5. Si podemos recoger agua de lluvia sería lo ideal (o cogerla de algún manantial no alcalino). Para bajar el pH del agua en una unidad puede utilizarse vinagre doméstico a razón de 8 ml por cada litro de agua. El agua de nuestros pozos está cercano a 8, con lo que 12-14 ml de vinagre por cada litro de agua dejaría un pH bastante óptimo.

El purín de ortiga proporciona nitrógeno y minerales, sobre todo hierro, pero también calcio, potasio y oligoelementos, por lo que constituye un interesante abono foliar. La cola de caballo contiene silicio en abundancia, responsable de dar consistencia y protección a la pared celular de los tejidos vegetales. Si mezclamos el purín de ortiga con decocción de cola de caballo en proporción aproximada 1/1 obtenemos un buen reconstituyente para plantas debilitadas.

Sobre la aplicación de abonado foliar: Debe hacerse con luz natural pues necesitamos una planta en actividad fotosintética y con los estomas abiertos; con temperatura media, ni muy fría ni  demasiado alta, mejor con  humedad ambiental alta para tener mayor tiempo de permanencia y facilitar la absorción.  Así pues lo ideal es al atardecer o por la mañana temprano. Mejor si añadimos una ligera cantidad de jabón potásico o en su defecto mistol o fairy como humectante que facilite  la ósmosis inversa. ¿Cuándo? En situaciones de estrés de la planta: tras el trasplante, con problemas en raíces (deterioradas, con podredumbres…), cuando abunda algún elemento en el suelo que dificulta la absorción por la raíz de otros o con desequilibrios en el pH del suelo, después de condiciones climáticas adversas, en época de crecimiento intenso cuando la planta tiene mayor necesidad de nutrientes, cuando está afectada o debilitada por  ataque de plaga o enfermedad.

Una alternativa interesante para tratar los pulgones y la araña roja es utilizar la decocción de cola de caballo mezclada con un 3% de jabón potásico.

 

La bibliografía consultada para preparar esta entrada ha sido:

LAMPKIN, N. (2001): Agricultura Ecológica. Ediciones Mundiprensa.

LABRADOR, J y REYES, J.L. (1999): Guía de productos utilizables en agricultura y ganadería ecológicas. Junta de Extremadura.

FLÓREZ, J. (2009): Agricultura Ecológica. Ediciones Mundiprensa.

LABRADOR, J. y otros: Conocimientos, Técnicas y productos para la agricultura y ganadería ecológica. SEAE / MAPA.

DE LIÑÁN, C. (2008): EcoVad, productos e insumos para agricultura ecológica (Vademecum 2008). Ediciones Agrotécnicas S.L.

KREUTER, M.L. (2005): Jardín y huerto biológicos. Ed. Mundiprensa.

Así como las webs de Horturba, Agriculturaecologicaonline, Ortigaamiga, Ceadu y Revista “La fertilidad de la tierra” num. 8.

Anuncios

Productos ecológicos para el control de enfermedades y plagas

 im1

Enfermedades en el huerto

Las producen hongos, bacterias, y otros organismos microscópicos.

Los hongos son seres vivos que en una fase de su ciclo vital se fijan en la planta, y tenemos que combatirlos porque invaden las células del vegetal dificultando su función y pueden llegar a ocasionarle la muerte. El ciclo vital de los hongos se activa con una determinada temperatura, luz y humedad.

Los hongos tipo mildiu son endoparásitos internos y los tipo oidio son ectoparásitos externos. La principal diferencia entre un endoparásito y un ectoparásito es que los primeros, los mildius, invaden los tubos conductores de la planta y ocasionan una muerte que podríamos  “húmeda” que va afectando por encima de la lesión, y los segundos, los oidios, ocasionan una muerte “seca”, en la que las hojas se quedan deshidratadas.

im2

 La fase más peligrosa en la que los hongos entran y se instalan en la plantas hortícolas es en primavera, cuando se abren los brotes, sobre todo los de flor, porque entonces se abre la corteza protectora de dicho brote.

En estos momentos de máximo peligro es importante rociar la planta preventivamente con un fungicida, para lo que es ideal el cobre porque además de prevenir, ayuda a cerrar heridas. También es un momento peligroso cuando se poda y se hacen heridas.

Qué hacer con los hongos

-Eliminar partes enfermas.

-Procurar no mojar las plantas, solo las raíces.

-Se pueden usar preparados de cobre cuando las plantas son jóvenes, el más típico es el caldo bordelés (cal apagada + sulfato de cobre). El purín de ortigas y cola de caballo es muy recomendable. También se puede tratar con purin de cola de caballo que previene ataques de hongos. Cuando ya empieza el calor se tratan con azufre en polvo. Ambos productos son ecológicos y controlan diversos hongos.

Los virus son más difíciles de diagnosticar y de tratar, ya que, salvo en algunos casos, no vamos a observar directamente al causante del problema y tendremos que diagnosticarlo observando sus efectos (ej.: “acucharamiento” de las hojas del tomate producido por el virus de la cuchara). Las bacterias pueden atacar a cualquier planta. Aparecen como podredumbres húmedas o manchas en hojas o en frutos.

Qué hacer con virus y bacterias

Contra los virus lo único que se puede hacer es elegir plantas que estén libres de ellos, quemando los restos de las plantas infectadas.

Contra bacterias también lo mejor es prevenir, no hay productos curativos ecológicos; el cobre sirve para proteger las heridas de las infecciones, debemos evitar heridas, grietas por el frío, etc.

Eliminar los tallos y hojas afectadas y, sobre todo, elegir semillas y plantas sanas, así como las variedades más resistentes, y buenas condiciones de cultivo para tener plantas fuertes.

Plagas en el huerto

Las plagas son mucho más fáciles de identificar que las enfermedades pues la mayoría de las veces buscando entre las hojas o alrededor de las raíces podemos encontrar a los enemigos de nuestro cultivo. Si la población de atacantes es baja y estable puede merecer la pena no hacer nada, pues unos pocos pulgones pueden atraer mariquitas u otros insectos beneficiosos. Si el daño es significativo tendremos que comprobar:

  1. Que no estamos regando en exceso o lo contrario, que no nos hemos pasado con el mantillo (más nitrógeno atrae a los insectos chupadores).
  2. Que no somos capaces de eliminar los insectos de forma manual.
  3. Que no es suficiente con eliminar hojas o partes dañadas.

A partir de entonces, podemos necesitar utilizar productos ecológicos comercializados contra plagas o preparar los remedios caseros tradicionales.

En la tienda del jardín Botánico, por el momento, hemos hecho una provisión de los que pueden resultar más útiles. Con el tiempo, si se hace necesario, podríamos facilitaros otros. Lo que ahora tenemos es  lo siguiente:

im3

Algunos enlaces a páginas que permiten comprar por internet productos ecológicos para plagas y enfermedades:

http://www.planetahuerto.es/comprar-control-de-plagas-y-enfermedades

http://www.agrorganics.com/es/comprar-control-de-plagas.html

http://www.hortiaromabio.es/epages/eb8952.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/eb8952/Categories/Controlar_Plagas_Bio

 Y por último, aquí una recopilación de recetas tradicionales para preparar remedios ecológicos contra plagas y enfermedades de las plantas:

CONTROL DE PLAGAS: remedios eficaces y ecológicos

– ACEITE DE PARAFINA. Aplicar hasta que la planta gotee. Útil para ácaros, cochinillas, mosca blanca, pulgones y trips.

El aceite de parafina o aceite de verano es el único de los aceites minerales autorizados para agricultura ecológica y el menos tóxico. Se usa principalmente como insecticida contra cochinillas, pulgones, mosca blanca y ácaros. Actúa formando una película sobre el insecto que la acaba ahogando. Por lo tanto, su actividad la realiza por sus propiedades físicas, y no por ningún principio activo con propiedades insecticidas.
Lo podemos utilizar como tratamiento de invierno (antes de apertura de yemas) en frutales de hueso y pepita, a menudo acompañado de compuestos de cobre. Con este tratamiento de invierno bajaremos mucho la población de formas resistentes de pulgones, cochinillas y ácaros, lo que nos facilitará el control a primavera.
En cítricos y olivo se utiliza contra cochinillas. En los primeros, se realizará antes del cambio de color del fruto y en los segundos, en verano. Se puede aplicar fácilmente con agua: 10 c.c. de aceite de parafina en 10 litros de agua y fumigar abundantemente.
http://www.agrorganics.com/es/comprar-belproil-aceite-parafina-250cc.html?___store=es
– ACEITE VEGETAL.- Sirve cualquier aceite vegetal y es útil para las cochinillas cuando su número no es excesivo. Basta pincelarlas con el aceite.

– AGUA.- Remedio simple para los ácaros. Pulverizar agua sobre las plantas, mojándolas bien y especialmente por el envés, hace que las abandonen.

– AGUA A PRESIÓN.- Es una forma muy sencilla de eliminar las orugas y los pulgones. Se puede utilizar un pulverizador de agua a presión. Se puede añadir una o dos gotas de mistol o similar por cada litro de agua.

– AJENJO (Artemisia absinthium). Ajenjo (Artemisia absinthium), insecticida de amplio espectro contra pulgones, ácaros, cochinillas, hormigas. Macerar la planta una semana en agua, en la proporción de 300gr de planta fresca en 1L de agua o 30gr. de planta seca en un litro de agua. Pulverizar toda la planta cada 15 días.. En este otro artículo hay otra fórmula que utiliza ajo y alcohol.

– AJO.- Purin de ajos: Pelar y picar finamente los ajos de 3 cabezas (3 cabezas no 3 dientes!) en 5L de agua. Se deja fermentar 5-7 días hasta que tenga espuma. AL 3er dia, se prepara un té de laurel (50gr de hojas de laurel en 1L de agua; se calienta el agua, se añade el laurel, al empezare a hervir se corta al fuego, se tapa y se deja enfriar y macerar 12H).
AL 5° día se filtra la infusión de ajo y se añade el té de laurel. Salen 5L. Se añaden otros 5L de agua de lluvia, destilada o, al menos, sin cal. Tendremos un total de 12 litros.
Con ello puedes tratar caso todos los insectos de todas las hortalizas (teniendo en cuenta los dos lados de las hojas).

Otra variante es la infusión de ajo y cebolla: se machacan 1/2 kg entre ajos y cebollas y se echan en 10 l de agua hirviendo, se deja reposar 10 minutos y se cuela. Esto se llama cendrada. Se deben pulverizar con ello las plantas y/o el suelo, haciendo tres tratamientos en diez días.
Aviso: deja  un fuerte y desagradable olor.

– ALCOHOL.- para las cochinillas cuando no hay muchas. Aplicar con un pincel, bastoncillo de algodón o un trapo impregnado,  directamente sobre las cochinillas. Vale el alcohol etílico y también el de quemar o metílico.

Otra forma efectiva es mezclar 1/2 l de agua templada con una cucharada de alcohol y otra de Jabón de potasa (o de lavavajillas a falta de aquél).

– ALMIBAR O MIEL.- sirve para atrapar las hormigas. Se coloca en sus zonas de paso pequeños recipientes con almíbar, miel, leche condensada o cualquier otro preparado similar de consistencia pegajosa. Al ir a por él se quedan pegadas.

– AZUFRE.- tratamiento preventivo y curativo frente al oidio y los ácaros. Se mezclan 40 gramos de azufre micronizado con 5 litros de agua revolviendo bien. Se pulveriza sobre las plantas. También puede espolvorearse el azufre en polvo directamente sobre la planta utilizando una media vieja en la que se introduce un puñado de azufre y se golpea esta por encima de la planta. Se aconseja echar poca cantidad y utilizar máscara antipolvo.

– BACILLUS THURINGIENSIS.- es una bacteria aeróbica que produce toxinas que atacan a las larvas de algunas mariposas e insectos que perjudican a las plantas. Se comercializa en como polvo fino que contiene las esporas y se pulveriza con agua para impregnar las plantas en la fase adecuada del desarrollo del insecto. Hay que seguir correctamente las indicaciones del producto. Con calor (más de 30 grados y humedad relativa alta es menos eficaz). Persiste un máximo de 10 días. Naturalmente son totalmente inocuas para vertebrados en general y humanos en particular. Se venden también otras variedades más específicas para determinadas plagas (orugas, mosquitos, escarabajos, etc…). http://www.agrorganics.com/es/comprar-belthirul-bacillus-thuringiensis-1kg-2x500gr.html

– BICARBONATO SODICO.- Buen fungicida eficaz frente a la antracnosis, mildiú, oídio y tizón. Una fórmula muy recomendable es la siguiente: en cuatro litros de agua mezclar una cucharada sopera de bicarbonato sódico, 3 cucharadas de aceite vegetal y una cucharadita de jabón de potasa. Mezclar concienzudamente y aplicar con fumigador cada 5 o 7 días.

– CALDO BORDELÉS.- es el fungicida ecológico tradicional contra mildiú y botritis. Sin embargo hay que tener en cuenta que existen limitaciones al uso de los distintos compuestos de cobre (“las sales de cobre, por problemas de contaminación del suelo en zonas en las que se ha utilizado en exceso, tienen limitado su empleo hasta la cantidad máxima de 6 kilogramos de cobre por hectárea y año”). El caldo bordelés se prepara así:

100 gramos de sulfato de cobre, 17 gramos de cal viva (óxido de cal) y 10 litros. Para su preparación se utilizarán dos recipientes de plástico (nunca de aluminio). Se disuelve el sulfato de cobre en un litro de agua. Aparte se apaga la cal viva en 800 c.c. de agua teniendo cuidado de no quemarse con la reacción (mejor usar gafas protectoras) y se deja aparte hasta que se enfríe momento en el que se agregan 8 litros de agua. Convendrá filtrarlo para que no se atasque el pulverizador. En el momento de ir a usarlo se mezcla el sulfato de cobre diluido. Hay que usarlo inmediatamente. No se puede guardar mezclado aunque si los dos componentes por separado. Se pulveriza impregnando bien las plantas cada 15 días.

También se puede comprar ya preparado: http://www.agrorganics.com/es/comprar-fungicida-caldo-bordeles-1kg.html

– CANELA.- es un excelente para prevenir los hongos (efecto fungicida) en los semilleros. Basta espolvorear con algo de canela en polvo el sustrato.

– CASCARAS DE HUEVO.- para evitar que las plantas sean atacadas por caracoles y babosas. Las cáscaras de huevo se dejan secar, se trituran y se esparcen alrededor de las plantas. El efecto se produce porque se quedan pegadas al cuerpo de los caracoles y las babosas impidiéndoles moverse por lo que suelen morir.

– CENIZA.- otro remedio tradicional para los caracoles y babosas. Se esparce alrededor de las plantas. Obviamente deja de ser eficaz cuando se riega o llueve por lo que habría que repetir.

– CERVEZA.- con ella se pueden hacer trampas eficaces para caracoles y babosas. Se entierra un envase de boca ancha hasta su mismo borde. Se llena hasta el tope de cerveza. El olor les atrae y mueren ahogados.

– COLA DE CABALLO (Equisetum arvense).- Fungicida contra la roya, oidio y mildiu. También actúa contra el pulgón. Macerar 1k  de planta fresca en 10l de agua o 200gr  de planta seca en 10l. de agua y diluir 5 veces. Se fumiga un día seco y soleado.

– JABÓN DE POTASA (Jabón de Marsella).- es eficaz contra insectos, ácaros y hongos (se incluyen pulgones, cochinillas, araña roja y hongos como el oídio, mildiú, botritis y alternaria). Se disuelven 30 gramos en un litro de agua y se pulverizan muy bien las plantas. http://www.hortiaromabio.es/epages/eb8952.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/eb8952/Products/60009

– NARANJA.- las pieles de naranja sirven para atrapar caracoles vivos. Se crean refugios con una teja o una madera debajo de las cuales se ponen un par de cáscaras de naranja, preferiblemente de noche. Por la mañana se revisan las trampas y se retiran los caracoles.

– ORÉGANO (Oreganum vulgare).- buen remedio para las cochinillas. Dos cucharadas soperas de orégano seco en un litro de agua para preparar una infusión. Una vez fría se cuela y se mojan bien las plantas con ella.

– ORTIGAS.- son muy utilizadas en la agricultura ecológica porque además tienen la propiedad de estimular el crecimiento de las plantas usándolas como abono. Sirven para prevenir el ataque de ácaros y también combaten el mildiu. Se usan 3 kilogramos de ortigas frescas dejándolas macerar en 20 litros de agua durante una semana. Hay que remover el líquido varias veces durante este tiempo. Se cuela y se agregan 40 litros más de agua. Se utiliza desde el comienzo de la actividad de las plantas (brotación) para regar y pulverizar. Repetir cada 15 días. En Internet se encuentra una amplia variación en las recetas.

– PELITRE.- es un insecticida natural que se extrae del crisantemo. Aunque se venden preparados con los principios activos (piretrinas) no deja de ser recomendable utilizar la forma original que consiste en machacar 50 gramos de flores secas de crisantemo y dejarlas en 1 litro de agua durante 24 horas. Se le añaden 30 gramos de jabón de potasa lo que facilita que actúe durante más tiempo sobre la planta. Sirve para fumigar. El preparado debe guardarse en un lugar oscuro y fresco.

– TANACETO (Tanacetum vulgare).- sirve para alejar a las hormigas, polillas y algún que otro insecto. Se prepara en infusión de 300 gramos de planta fresca para un litro de agua (si la planta está seca se utilizan 40 gramos). Se deja reposar hasta que enfríe. Se fumiga. Al ser desagradable para estos insectos también es una buena idea plantar tanaceto alrededor del huerto.

– TRAMPAS AMARILLAS.- El color amarillo atrae de forma irresistible a muchos insectos (por ejemplo, a la mosca blanca). Vale la pena usarlas. Es tan simple como distribuir recipientes de plástico o fiambreras de color amarillo intenso por el huerto. También se pueden pintar de amarillo. Se llenan de agua y se le añade unas gotas de detergente (simplemente para disminuir la tensión superficial del agua aunque no es imprescindible). Los insectos atraídos por el color caen al agua y no pueden salir.

– TRAMPAS DE CARTÓN PARA LAS TIJERETAS.- estas trampas permiten controlar la población de tijeretas. Se planta un palo fino entre las plantas afectadas de más o menos la altura de las mismas plantas. En la parte superior se enrolla una tira de cartón ondulado sujetándolo con una goma. Allí se van a refugiar las tijeretas así que quemando luego el cartón haremos descender su población bastante.

– TRAMPAS PEGAJOSAS.- son tiras amarillas en las que se pegan los insectos. Sirven para controlar y también como aviso de la presencia de determinados insectos. También se pueden fabricar de una forma casera impregnando tiras de plástico biodegradable con melaza, miel o almíbar denso.

Plantas repelentes

Los agricultores llevan mucho tiempo experimentando con plantas silvestres, intercalando menta, albahaca, tomillo o melisa  entre las hortalizas, o plantando aromáticas como lavanda, romero, salvia y ruda en los bordes de sus cultivos. Con ello pretenden crear asociaciones de plantas beneficiosas  que protejan a  los cultivos de plagas, ahuyentándolas  o favoreciendo el desarrollo de sus predadores. Esos usos, transmitidos de forma verbal entre agricultores, aparecen frecuentemente en la bibliografía y en Internet. ??????????????????????????????? El cuadro que presentamos ha sido elaborado recopilando información. Debe entenderse que son plantas que se asocian con los cultivos tradicionalmente  para protegerlas de una forma u otra contra plagas y enfermedades, a veces específicas, a veces en general. Personalmente, no conozco ningún estudio científico que avale el uso de estas plantas no obstante, también pienso que si no tuviesen ningún resultado los agricultores tradicionales habrían dejado de usarlas. En cualquier caso, sí parece evidente que aumentar la biodiversidad, al menos, favorecería la instalación de insectos que pueden hacer de predadores frente a muchos patógenos y que también dificultaría que el patógeno encuentre a la planta que le sirve de sustento.

Los patógenos se orientan para encontrar sus plantas huéspedes normalmente mediante la vista y/o el olfato. Intercalar plantas con fuerte olor (aromáticas, ajo…) puede desorientar a los patógenos de las zanahorias u otras plantas con olor más delicado. Plantar flores vistosas, o plantas de follaje abundante puede despistar a los patógenos que buscan sus huéspedes menos visibles y normalmente contrastados con el suelo marrón… y viceversa. Casi todas las plantas que se utilizan como repelentes (o como atrayentes de predadores) utilizan el mecanismo de aumentar la atracción sobre unos o disminuirla o enmascararla sobre otros.

AJENJO (Artemisia absinthium) Repele gorgojos, ácaros y orugas en plantaciones de maíz.
AJO (Allium sativum) Repele nemátodos. Es un bactericida y fungicida natural. Se emplea en cultivos de zanahoria y fresa
ALBAHACA (Ocimun basilicum) Repelente de mosca blanca, mosquitos, moscas, chinches. Se  emplea en  cultivo de tomate y pimiento. Atrae polinizadores incrementando la  producción del cultivo. Ahuyenta moscas y mosquitos, plantadas cerca de puertas o ventanas, ya sea en el suelo o en macetas, evita el ingreso de estos insectos al hogar. En la huerta se puede plantar junto al tomate para repeler los insectos que lo atacan.
BORRAJA (Borrago officinalis) La borraja es muy útil en la huerta ya que atrae insectos que se alimentan de las plagas de los cultivos
CALÉNDULA (Calendula officinalis) En cultivo de patatas, coles y hortícolas en general repele pulgones, chinches, mosca blanca y gusanos (nemátodos). Ahuyenta al escarabajo del espárrago. Además atrae cantidad de insectos beneficiosos para el huerto.
CAPUCHINAS (Tropaelum majus) Junto a los brécoles los mantiene libres de pulgones.  Junto a las calabazas repele los gusanos.  Se utiliza también para alejar el pulgón algodonoso, pulgón común, la chinche de la calabaza, escarabajo rayado, los caracoles y hormigas. Además atrae multitud de insectos beneficiosos tales como abejas o abejorros.
CEBOLLA (Allium cepa) Protege a la mayoría de las plantas de gran cantidad de plagas y enfermedades. Las plantas de cebolla previenen la podredumbre gris de las fresas. Se dice que un cordón de cebollas alrededor del huerto mantendrá alejados a los conejos.
CEBOLLINO (Allium schoenoprasum) Atrae a las abejas. Se puede plantar debajo de los manzanos para prevenir la roya del manzano. También sirve para repeler la mosca de la raíz de la zanahoria.
ENELDO (Enethum graveolens) El eneldo tanto como el hinojo atrae a los sírfidos, insectos benéficos para la huerta y el jardín, que se alimentan de las larvas de insectos dañinos. De esta manera se ayuda a controlar las plagas en forma natural.
GIRASOL (Helianthus annus) Atrae abejas y otros polinizadores
HIERBABUENA (Mentha viridis) Repele los pulgones del repollo. Ahuyenta a la palomilla de la col y a los afidos. Atrae a abejas e insectos beneficiosos. Ayuda a controlar plagas e insectos.
HINOJO DE FLORENCIA (Foeniculum vulgare) El hinojo tanto como el eneldo atraen insectos benéficos para la huerta y el jardín, estos se alimentan de las larvas de insectos dañinos. De esta manera se ayuda a controlar las plagas en forma natural. Es una planta muy invasiva por lo que no se recomienda intercalar entre cultivos.
HISOPO (Hyssopus officinalis) Ahuyentan orugas, pulgones y caracoles. Repele a la palomilla de la col. Las flores atraen a las abejas y mariposas entre otros.
LAVANDA (Lavandula angustifolia) Atrae abejas, abejorros y a las mariposas. Ahuyenta a los pulgones de los rosales. Preparado contra hormigas en las plantas (repelente): 300 grs. de hoja de lavanda por litro de agua hirviendo. Se deja enfriar y se pulveriza sobre las plantas.
MANZANILLA (Matricaria camomila) Manzanilla: atrae a los sírfidos y a las abejas.
MELISA (Melisa officinalis) Atrae polinizadores a la vez que ahuyenta mosquitos, mosca blanca y otros insectos. Debe reservarse para el borde exterior del huerto, pues es muy invasora.
MEJORANA (Majorana hortensis) La mejorana atrae mariposas y abejas benéficas, también muy útil para el control de plagas en la huerta y el jardín.
MENTA (Mentha piperita) La menta ahuyenta pulgones y otros insectos dañinos. La menta en los bordes de la huerta frena el ingreso de las hormigas (evitando los pulgones que éstas trasladan), pulguillas y la mariposa blanca de la col. También repele roedores. Atrae abejas, abejorros y mariposas. Ayuda a controlar plagas de insectos.
ORTIGA (Urtica dioica) Planta atrayente de insectos beneficiosos. Los pulgones de la ortiga no atacan a otras plantas y son de los primeros al llegar la primavera, cuando escasea otro alimento, por lo que alimentan a insectos beneficiosos, como las mariquitas, recientemente despertadas de la hibernación. Además algunas mariposas como la nacarada, pavo real, y el almirante rojo dejan sus huevos sobre las hojas de ortigas. La ortiga es una planta conservadora que prolonga la vida de las plantas vecinas y las protege de enfermedades producidas por los hongos.
PELITRE (Anacyclus pyrethrum) Es una “margarita” cuyas flores producen el pelitre, un insecticida natural ampliamente utilizado. Es muy invasora por lo que se cultiva en bordes o en macetas aparte.
ROMERO (Rosmarinus officinalis) Atrae polinizadores. Mejor en macetas y con poco riego pues en abundancia de agua produce poca esencia a la vez que es muy invasor. Aleja chinches en Zanahoria, repollo.
RUDA (Ruta graveolens) Un buen repelente de insectos se puede hacer machacando 200 grs. de ruda, agregar unas hojas de salvia en 1 lt. de agua, dejando descansar 48 hs. y pulverizar. Esta planta cuando está en floración atrae a los sírfidos. Repele babosas, topos, moscas, mosquitos, nematodos y al escarabajo japonés.
SALVIA (Salvia officinalis) Repele mosca blanca, mariposa de la col y babosas. Es muy invasora y sus raíces producen sustancias que inhiben el crecimiento de otras plantas, por lo que conviene tenerla en macetas o medianamente alejada del cultivo.
TAGETES (Tagetes erecta) Sus raíces excretan una sustancia que ahuyenta a los nemátodos en la huerta.
TOMILLO (Thymus vulgaris) Es un repelente de la mariposa de la col. Mejor en macetas y con poco riego pues en abundancia de agua produce poca esencia a la vez que es muy invasor. El tomillo como otras aromáticas atrae abejas benéficas y repele insectos dañinos. Por ejemplo en la huerta repele las moscas que atacan a los repollos.

Por último, hay cuatro cuestiones que conviene mantener bien presentes para ahorrarnos muchos problemas con los patógenos:

– Vigilar nuestras plantas  para responder inicialmente ante cualquier amenaza de plaga. En parcelas pequeñas el mejor  remedio es siempre la eliminación manual de los insectos patógenos.

– Rotar los cultivos además de servir para no agotar el suelo tiene la ventaja añadida de despistar a muchos insectos que pasan la época de inactividad cerca de las plantas que parasitan.

– Sanear hojas y tallos afectados, retirando los restos (a ser posible quemándolos) muchas veces puede evitar otros tratamientos y evitar el contagio a ramas o individuos sanos.

– Respetar a los animales benéficos es uno de los modos más eficaces de controlar las plagas. Las mariquitas devoran pulgones pero también muchos otros animales beneficiosos:  algunos escarabajos, avispillas, libélulas, arañas… y los pájaros, erizos, sapos, ranas y muchos otros. La aplicación intensiva de pesticidas es la responsable de la muerte a gran escala de polinizadores e insectos beneficiosos.

Si a pesar de todas estas previsiones, los cultivos son invadidos por una plaga o enfermedad que los ponga en peligro, podremos utilizar las recetas tradicionales inocuas o los productos fitosanitarios ecológicos que comentaremos en el próximo post.

Vídeos 11/04/2013

Taller práctico del jueves 11 de abril:

Preparación de bancales y montaje de riego

Nuestro compañero Jose Tortajada Perrote realizó el reportaje y lo puso en Youtube, para recuerdo de los presentes y ayuda para los que no pudieron asistir.

BANCALES:

Preparación del Huerto, parte 5

MONTAJE DEL RIEGO POR GOTEO:

Protegernos de los conejos

images (4)

Después de tantos años lamentando la disminución de las poblaciones de conejos a causa de la mixomatosis, asistimos a una situación en la que ellos solos han vencido a la enfermedad por el sencillo procedimiento de la selección natural apoyada en su gran capacidad reproductiva. Se han recuperado, hasta tal punto, que ya pueden ser considerados nuevamente plaga en algunas zonas periurbanas como la nuestra,  en el campus universitario, donde se ubican nuestros huertos ecológicos.

Aunque en los huertos “estamos rodeados” partimos con una gran ventaja: no estamos en un paraje de cultivos extensivos donde solo crecen los vegetales que nosotros plantamos, sino al contrario, estamos dentro de unos campos donde estos animales, sin nuestra participación, pueden encontrar todo lo que necesitan para sobrevivir y reproducirse, es decir, no necesitan que vengamos nosotros a plantarles su comida pues la tienen en los alrededores en abundancia.

Aún así, tenemos algunos que viven en nuestro mismo recinto antes de que llegásemos nosotros.

Es posible que nuestra compañía no les guste demasiado y acaben por mudarse un poco más allá, pero, entretanto, no es mala idea que protejamos nuestros nuevos tesoros de su voracidad.

Cuando más adelante podamos permitírnoslo  perfeccionaremos  la alambrada de nuestro recinto, abriendo una zanja y colocando una malla enterrada en todo el perímetro. Pero ahora mismo, teniendo en cuenta que  acabamos de ocupar  toda una hectárea en la que ya habitan numerosos individuos de orejas largas, lo prudente parece facilitarles por el momento la salida.

Los métodos tradicionales para proteger los cultivos de los conejos son básicamente la caza, el trampeo, el uso de repelentes, los pastores eléctricos y las cercas de protección.

Respecto a la caza y el trampeo no los voy a comentar, porque el sitio no es el más indicado para hacer una batida y el trampeo es ilegal.

png

Respecto a los repelentes, al parecer funcionan bastante bien en cultivos de vid, muy apetecidos por los conejos, y también en otros cultivos. Un envase como el de la fotografía, que sirve para obtener 9 litros de disolución con los que podríamos empapar nuestra parcela, cuesta 11 Euros pero ¿no deseábamos practicar la agricultura ecológica? Pues tendremos que tratar de arreglárnoslas sin utilizar pesticidas de este tipo, para poder presumir de que nuestras hortalizas son absolutamente saludables y no necesitamos lavarlas.

Para instalar un pastor eléctrico alrededor de nuestro terreno de 1 Ha tendríamos que utilizar 400 m de hilo metálico (12 Euros) colocado a unos 10 cm del suelo, montado sobre 80 varillas de acero de 105 cm (160 Euros) con 80 aisladores (35 Euros), un par de baterías secas recargables de 12v (100 Euros), dos electrificadores (420 Euros) y un controlador de voltaje (25 Euros). Sale bastante caro y, sobre todo, nos va a dar el trabajo extra de mantener absolutamente limpio de malas hierbas el entorno del hilo electrificador pues una mínima hierbecilla que toque un cable puesto tan bajo supone una toma de tierra por donde se pierde la descarga.

Así pues, nos quedamos con las cercas de protección.

En principio nos sirve de protección cualquier material que podamos enterrar hasta 40 cm y que sobresalga de 50 a 60 cm. Podemos utilizar lámina de plástico fuerte o cualquier otro material rígido, pero aparte de su efecto antiestético si, por ejemplo, cae una tormenta intensa, la parcela se nos anegaría al no poder evacuar el agua. Las mallas cuadriculadas o hexagonales de plástico rígido en principio también pueden valer, aunque no debemos subestimar la paciencia y el poder de los dientes de estos animalillos. Una cerca suficientemente tupida de madera puede quedar muy estética y  permitir la salida de agua pero, lo más aconsejable, es la malla anticonejos, malla de alambre tipo gallinero, que enterraremos a ser posible doblada en “L” hacia afuera y enterrada a unos 30-40 cm. El doblez sirve para que cuando el escarbador llegue a cierta profundidad no encuentre que la red se acaba y siga profundizando para colársenos.

Como nuestras parcelas están agrupadas en lotes de 7 u 8 parcelas, en principio bastaría con ponerse de acuerdo entre los vecinos de cada grupo y hacer solamente el cerramiento exterior. Si no hay acuerdo o cada uno quiere asegurarse personalmente aún más, habrá que proceder al cierre indivual compartiendo las separaciones entre parcelas.

Hemos estado mirando  proveedores cercanos y precios. Para los más cómodos bastará acercarse a los grandes centros comerciales que nos rodean. Para ahorrar dinero recomendamos la visita a estos dos proveedores, que casualmente son vecinos uno del otro, y están aquí (pincha en este enlace).

La dirección y los precios que nos han dado los pongo a continuación:

IRONMEN SYSTEMS, S.L.

Polígono Industrial Cabanillas, Nº 2 Parcela 5-A malla-gallinero-2m-x-50m-3071599___740746777769282

19171 Cabanillas del Campo

(Guadalajara)

Tfno. 949 20 13 32

–       Hexágono de 25 mm — 52,29 €

–       Hexágono de 31 mm — 46,46 €

–       Hexágono de 41 mm — 45,12 €

MALLAS CASTILLA, S.A.

Polígono Industrial Cabanillas, Nº2 Parcela-190, 5-A

19171 Cabanillas del Campo (Guadalajara)

Tfno. 949 20 07 12  1

–       Hexágono de 20 mm — 81,07 €

–       Hexágono de 25 mm — 64,13 €

–       Hexágono de 30 mm — 58,08 €

–       Hexágono de 40 mm — 50,82€

Las más indicadas son las de 20 y 25 mm de diámetro de luz. Las dos empresas proporcionan la malla en rollos de 50 m de longitud y 1 m de altura y el precio es con IVA incluido.

Sin títuloPara colocar la malla en el perímetro externo (no entre-parcelas) podríamos abrir con la azada una zanja de 15 cm de ancho por 35 cm de profundidad, colocando la malla en “L”, con la parte doblada hacia afuera. Sujetamos con palos fuertes de madera o metálicos (podemos proporcionaros una maza para clavarlos). No vendría mal reforzar el extremo superior de la malla con alambre grueso al que podemos atarla con alambre más fino; esto la mantendría más tensa, no porque los conejos vayan a doblarla sino por nosotros mismos y nuestros vecinos, que nos tropezaremos en más de una ocasión.

Seguiremos pensando sobre este asunto. Quizás más adelante podamos plantar por fuera del vallado general algún seto apetitoso que les mantenga entretenidos y saciados…